Site Loader

No era un sueño, no estaba en nuestra bucket list. En nuestras visitas anteriores a Paris ni lo habíamos contemplado, pero fue decidir nuestro destino de verano e inmediatamente pensar en conocer Disney World. Además, estábamos seguros de que Mario estaría encantado de conocer en persona a Mickey, así que ¿Por qué no? Vayamos a Disney World a ver qué se ‘cuece’ allí…

Organizar un viaje a Walt Disney World (WDW) no es tarea fácil y más si no eres un experto en parques temáticos. Era nuestra última parada del viaje a Florida y únicamente le dedicaríamos 3 días. La jornada que nos quedaba hasta nuestra partida a Madrid improvisaríamos y, o bien exploraríamos otro parque (Universal), o bien lo dedicaríamos a ir a algún Outlet a terminar de agotar nuestro presupuesto.

Hay infinidad de información en la red acerca de WDW y organizándolo con tiempo y cabeza puedes optimizar bastante tu visita.

Nosotros, después de mucho investigar, decidimos alojarnos fuera de los parques. Nuestro alojamiento fue Staybridge Suites y no nos arrepentimos en nada. De hecho, si volviéramos repetiríamos. Está a muy pocos kms de la entrada de Disney y tienen suttles gratuitos que te recogen en la misma recepción para llevarte a WDW o Universal. Además, las instalaciones están genial y te incluyen el desayuno y algún que otro picoteo gratis por las tardes.

Staybridge Suits

Tips: Una vez decidido qué parques se visitarán y hayas comprado la entrada, descárgate la app ‘mydisney’ que será tu hoja de ruta de principio a fin. Segunda parte: decidir qué atracciones son prioritarias para vosotros y así reservar tu fast pass tan pronto te den luz verde (si te alojas dentro de los parques tienes 90 días de antelación para hacerlo. Si por el contrario tu alojamiento está fuera de Disney, tendrás 60 días para reservarlo).

2 DÍAS EN MAGIC KINGDOM.

Llegamos al hotel sobre la 1 de la tarde y aún no estaba lista nuestra habitación. Así que aprovechamos para comprar provisiones y picar algo. Muy cerca del hotel había bastante oferta en lo que a restaurantes se refiere y esta vez dejamos elegir a Mario: Obviamente ese día tuvimos como menú, hamburguesa con patatas fritas 🙂 pero el sitio nos sorprendió gratamente. Es uno de esas cadenas estadounidenses pero puedo asegurar que la calificaría de BBB: Steak’n Shake

Cuando nos dieron la habitación, como ya habíamos dejado nuestro coche de alquiler, cogimos un Uber para que nos llevara a Disney Springs. Allí teníamos previsto canjear nuestros tickets por las tarjetas de acceso al parque y así ahorrar tiempo el primer día. Disney Springs es el Downtown de Disney. Un complejo enorme con miles de tiendas (Desde Zara hasta Lego) y restaurantes de todo tipo. Merece la pena darse un paseo por allí si dispones de tiempo. Allí todo el personal es muy amable y tan pronto preguntamos dónde podíamos validar los tickets nos indicaron un local donde tuvimos que esperar algo más de 15 minutos. ¡Ya estábamos listos para entrar al parque!

Disney Springs

Por cierto, ¡no llovía! así que aprovechamos para regresar al hotel y darnos un baño en su piscina. Apenas había gente y estuvimos prácticamente solos. Supusimos que el resto de los huéspedes, estarían explorando los parques temáticos 🙂

La mañana siguiente madrugamos para aprovechar al máximo el día. Teníamos reservados 3 fast pass para tres atracciones. No eran nuestras favoritas pero al estar alojados fuera de los parques, tuvimos menos opciones para elegir con antelación. Además, teníamos una hoja de ruta: Dado que íbamos a estar únicamente 2 días en Magic Kingdom, nos habíamos organizado por zonas para no tener que desplazarnos en exceso de un lugar a otro. El autobús nos recogió puntual en la recepción del hotel y en unos 20 minutos estábamos llegando al parking del parque. Ni que decir tiene que las proporciones allí son descomunales. No sé cómo se organiza la gente que va en coche para no perderse, jejej. Y una vez que llegamos al parking, nos dirigimos raudos y veloces al primer control. Es un control de seguridad donde te revisan mochilas y bolsas, así que paciencia…Pasado este control decides si coges el monorail o el barco para llegar a las taquillas. También hay autobuses pero, para ser sincera, teníamos tan claro que queríamos coger el barco que ni nos fijamos!

Tip: En WDW está permitido meter comida. Es una suerte poder hacerlo, porque te permitirá ahorrar una cantidad importante que puedes destinar a otras prioridades.

Una vez en el barco ya divisas a lo lejos el Castillo. La emoción y la ansiedad de estar allí llega a partes iguales. Y después del paseíto en barco, llegamos a ¡MAGIC KIGDOM!! Suena de fondo, banda sonora de Mary Poppins. ¡Empezamos bien! La estación del tren nos recibe en obras y pese a que es agosto, la temporada de Halloween ha dado el pistoletazo de salida unos días antes, así que Calabazas everywhere.

Main Sreet en Magic Kingdom

Fotos, fotos y más fotos. De verdad que aquello es no ‘como de cuento’, sino ‘de cuento’. Cogemos Main Street, tiendas a cada lado, pocos visitantes paseando (es pronto) y por fin: El Castillo de Cinderella. Emoción. No puede ser real. Aquí, la que suscribe, nada fanática del mundo Disney, reconoce que en ese momento regresó al pasado unas cuantas décadas y se dejó llevar.

Más fotos: la familiar con el castillo de fondo no podía faltar. Y sin perder mucho tiempo, comenzamos con nuestro objetivo: conseguir subir en el máximo de atracciones durante el día. Nuestra primera parada fue la de los 7 enanitos ( Seven Darfs Main Trail ): 1 hora de espera y pocos minutos de atracción, pero dándolo todo.

Atracción Seven Darfs Main Trail

El resto del día no nos despegamos del móvil, optimizando cada minuto, consiguiendo algún fast past extra una vez agotados todos y disfrutándolo a tope. El tiempo estuvo de nuestra parte, es más, nos hizo un calor soporífero, pero mereció la pena. Aquí las esperas son lo de menos si lo llevas organizado.

Mención especial al desfile de las 2 de la tarde (Disney Festival of the Fantasy Parade), donde las carrozas, la música y con un escenario de fondo de primera: el Castillo, le añade más toque mágico aún, si cabe.

Disney Festival of the Fantasy Parade

Y llegó la noche. No podíamos irnos sin ver el espectáculo de fuegos artificiales, luz y sonido: Happily Ever After. Estábamos agotados, pero desde el mismo momento en que comenzó, nos dejó hipnotizados. Increíble es la palabra. Y sí, no voy a negar, que salir del parque fue horroroso…Todos los que estábamos allí queríamos marcharnos, así que hay que armarse de mucha mucha paciencia y entrenar mucho para ir esquivando y adelantar a la gente, jajaja. A éso hay que añadir que el último autobús del hotel salía en pocos minutos y debíamos esperar un barco o un monorail de vuelta, así que también se convirtió en un poco estresante.

Tip: Aunque pienses que tu peque es un todoterreno y todo lo aguanta, recomiendo encarecidamente llevar silla de paseo o alquilarla allí. Nosotros llevábamos la que nos prestaron en Miami pero vimos que las vendían en las tiendas de souvenirs que hay repartidas en los alrededores del parque.

En nuestro segundo día allí, también madrugamos. Era lunes y por alguna razón que desconocemos, notamos más afluencia. Para este día teníamos planificado conocer las otras dos zonas que nos quedaban (AventureLand y FrontierLand). La montaña rusa de agua (Splash Mountain) era nuestro primer objetivo pese a que teníamos fast pass reservado para media tarde, pero ¿por qué no repetir?

Conocer a Mickey y Miney fue un sueño hecho realidad para Mario. La espera no fue muy larga (hablamos de 35 minutos, jajaja), pero está tan bien montado que cuando te quieres dar cuenta ya estás dentro de la sala. Pensábamos encontrarnos a esta entrañable pareja vestidos tal cual los conocemos de los dibujos animados, pero al parecer a ellos también les gusta cambiar de vestuario 😉. Es tan emocionante y te dan unos abrazos tan entrañables que nunca lo olvidaremos. Sin dudarlo fue el top 1 de nuestro componente más pequeño. Meses después aún nos decía que había sido su mejor momento

Luego disfrutamos conociendo otras atracciones de la zona sin prisas. Ya no teníamos las prioridades del primer día y los desfiles también estaban vistos, así que fue un día tranquilo donde aprovechamos a conocer a más personajes Disney. Además, tuvimos incidencias en dos atracciones: La primera en Piratas del Caribe; estuvimos 15 minutos parados en una barca en mitad de la atracción. Mario, que no es muy amigo de los piratas (lo descubrimos allí, ejem ejem) lo pasó francamente mal pese a que le decíamos que eran muñecos articulados y no eran reales…Como compensación a la espera, recibimos un fast pass extra a elegir en la atracción que decidiéramos (algo es algo, ¿verdad?).

Luego, en la tarde, se canceló Big Thunder Mountain por avería y nos dieron otro fast pass extra. Afortunadamente, pudimos más tarde montar y disfrutarla para dar por finalizada nuestra visita a Magic Kingdom. ¡Hasta la vista mundo mágico!

HOLLYWOOD STUDIOS.

¿Por qué elegimos este parque? Porque por aquí somos muy fans de Toy Story. Además, sabíamos que la zona de Star Wars la inaugurarían unas semanas más tarde, pero había una atracción dedicada a esta temática que también nos seducía mucho.

De nuevo, nos levantamos temprano con el cansancio ya acumulado de los dos días anteriores. Este madrugón nos supo a poco cuando vimos la gran cantidad de personas que se acumulaban a las puertas del Parque esperando se diera el pistoletazo de salida. Bajón.. ¿Cómo íbamos a conseguir montar en todas las atracciones que llevábamos como objetivo?

En Toy Story Land te conviertes en un juguete más. Todo está hecho en grandes dimensiones para que realmente pienses que estás a la altura de Buzz Light Year, Jessie o Buddy. Nos fuimos directos a la atracción estrella: Slinky Dog. Y tuvimos un tiempo de espera superior a lo que esperamos en las atracciones de Magic Kingdom (60 minutos para ser exactos). Lástima que si queríamos repetir debíamos esperar otros 90, porque ¡fue una de nuestras favoritas!

Slinky Dog Dash

El resto, tampoco defraudó; La atracción de Starwars (un simulador 3D donde te metes literalmente en una nave junto a R-3PO) es más que recomendable aunque nos imaginamos que con la inauguración de la zona Starwars, ésta se habrá quedado algo obsoleta 🙂 . Y aprovechando que Óscar iba a montar en atracciones sólo aptas para adultos, como The Twilight Tower of Terror o Rock’n Roller Coaster Starring Aerosmith, nos fuimos a conocer a Rayo Mc Queen y sus entrenos en Lightning Mc Queen’s Racing Academy (sólo apto para fans de la saga de Cars..)

Lightning Mc Queen’s Racing Academy

Las calles de Hollywood Studios son un decorado de película y están muy logrados. Pero para ser sinceros, se nos quedó un poco corto y no optimizamos tanto la visita. Creo que se debe a que hay bastante menos atracciones y, obviamente, los tiempos de espera se alargan en cada una de ellas.

No podemos opinar de los pasacalles ni de los fuegos artificiales finales porque no los vimos, pero espectáculos como el de Frozen son totalmente prescindibles.

Así que a media tarde dimos por finalizada nuestra visita y decidimos marcharnos al hotel a darnos un baño y descansar de tres días agotadores e intensos.

Tip: En los alrededores de cada atracción hay ‘Stroller parkings’. Sí, como lo oís. Allí podréis dejar vuestras sillas de paseo sin problemas y con total seguridad. Hay personal encargado de ‘recolocar’ en caso de overbooking, así que no os extrañéis que si volvéis a recogerlo os lo encontréis aparcado en otro lugar 😉

ÚLTIMO DÍA EN ORLANDO

¿Qué hacer en nuestro último día en Orlando? Nos seducía mucho la idea de conocer Universal Studios. Ya habíamos estado en el de los Ángeles y lo disfrutamos tanto que nos hubiera gustado averiguar si el de Florida lo superaba. Pero no teníamos muy claro si Mario llegaría a la altura suficiente para montar en sus montañas rusas y, para ser sinceros, en ese momento estábamos algo saturados de parques de atracciones, así que decidimos acercarnos a los Premium Outlet.

Teníamos en mente algunas ‘cosillas’ y creímos que sería una buena opción para finalizar nuestra visita en Florida y pillar algunas ‘gangas’. El Centro no tenía mucha afluencia de gente y pudimos recorrerlo sin prisas y sin agobios. El único ‘pero’ que le damos es a la tienda Disney que tantas expectativas nos había creado leyendo otros blogs. Esperamos durante 30 minutos y cuando entramos fue más que decepcionante. Obviamente no esperábamos encontrar últimos modelos de juguetes o merchandising, pero en las tiendas de souvenirs cercanas a los hoteles encontramos más variedad y calidad que allí. Además, ya sólo pensar en que tendríamos que esperar otra fila de unos 30 minutos en pagar, nos ayudó a marcharnos de allí según entramos.

Así que regresamos al hotel con alguna que otra ‘mella’ en nuestros bolsillos 🙂 y pasamos una tarde agradable en la piscina pensando ya en nuestro siguiente destino.

Y aquí damos por finalizado nuestra aventura por Florida. A los que habéis llegado hasta el final, esperamos os haya animado a visitarla e incluirlo en vuestras siguientes vacaciones!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.